social fsocial Psocial tsocial yt

read our blog en 2

blog button

Igualdad de Derechos, Igualdad de Oportunidades: Educación y Discapacidad

EREO1
Image © Robin Wyatt:
www.robinwyatt.org/photography  | Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.  
En la mayoría de países con ingresos bajos y medios, las niñas y los niños con discapacidades tienen más probabilidades de quedar fuera del sistema escolar que cualquier otro grupo de niños y niñas; incluso cuando asisten a la escuela, los niños y niñas discapacitados tienen más posibilidades de abandonarla antes de finalizar. En algunos países, sufrir una discapacidad puede más que duplicar la posibilidad de que una niña o un niño no asistan a la escuela si se compara con sus iguales no discapacitados. No es, pues, sorprendente que  en muchos países los niños y las niñas con discapacidad constituyan la gran mayoría de los que no disfrutan de escolarización. Para los que sufriendo una discapacidad asisten a la escuela, la calidad y la forma de la escolarización recibida – a menudo en escuelas segregadas – puede fomentar la exclusión de la sociedad y reafirmar las opiniones negativas de la gente por lo que respecta a la discapacidad.

  • En Malawi y en Tanzania, una niña o un niño con discapacidad tiene dos veces más posibilidades de no haber asistido nunca a la escuela que una criatura que no sufra ninguna discapacidad. En Burkina Faso, el hecho de sufrir una discapacidad aumenta en dos veces y media el riesgo de que las niñas y los niños no asistan a la escuela.
  • En Bolivia se estima que 95% de la población entre 6 y 11 años de edad asisten a la escuela, mientras que sólo 38% de las niñas y los niños con discapacidad lo hacen; más del doble de posibilidades de no asistir a la escuela.
  • En Etiopía, según el Ministerio de Educación, menos del 3% de los niños y niñas con discapacidad tienen acceso a la educación primaria, y el acceso a la escolarización se reduce rápidamente a medida que los alumnos progresan en la escala educativa.
  • En Nepal, 85% del total de niñas y niños no escolarizados son discapacitados.
  • Las niñas con discapacidad lo tienen peor que los niños. Un estudio realizado en Malawi mostró que hay más niñas con discapacidad que nunca han asistido a la escuela que niños. Ello se traduce en tasas de alfabetización más bajas en la edad adulta: por ejemplo, las estadísticas nacionales en Ghana muestran que la tasa de alfabetización de adultos no discapacitados se sitúa en 70%, que se reduce a 56% para los adultos que sufren discapacidad, y que disminuye hasta 47% cuando son mujeres las que la sufren.
  • Italia es el único país europeo donde casi todos los alumnos discapacitados (más de 99%) asisten a escuelas ordinarias. 

Superar los desafíos, y la grave discriminación, que afrontan las niñas y niños con discapacidad, es un asunto urgente. En primer lugar, negar el derecho a la educación es robar a niños y niñas los futuros beneficios que conlleva la educación y la oportunidad de acceder a otros derechos – por ejemplo, limitando las oportunidades laborales o la participación cívica activa durante el transcurso de la existencia. Restringe la plena participación social, exacerba la exclusión, y limita la posibilidad de que una persona escape de la pobreza. Ésta y otras barreras con las que tropiezan las personas discapacitadas identifican a los que normalmente están entre los más pobres de los pobres.

Informe: Igualdad de Derechos, Igualdad de Oportunidades: Educación Inclusiva para Niños y Niñas con Discapacidad 

EREO REPORT THUMBEl nuevo informe de la CME sobre educación y discapacidad agrupa las pruebas disponibles hoy sobre la escala del problema, destacando los niveles de exclusión de la educación que afrontan las niñas y niños con discapacidad, y describiendo las barreras más habituales que obstaculizan su acceso a la educación de calidad. También aboga por los sistemas educativos inclusivos, donde los niños y niñas con discapacidad se integran en escuelas convencionales, y las aulas y las escuelas dan una respuesta más eficaz y se adaptan mejor a sus necesidades. Para finalizar, el informe resume las respuestas políticas que pueden facilitar la eliminación de las dichas barreras – desde la familia, las comunidades locales y el gobierno nacional, hasta la comunidad internacional – estableciendo claramente las áreas de acción y las recomendaciones políticas para los gobiernos, los donantes y la comunidad internacional. El informe se redactó con la colaboración del miembro de la CME, Handicap International.

 
Descargar en English                                   Descargar en العربية
Descargar en Français                                  Descargar en Español
Descargar en Português

  

Semana de Acción Mundial, 4-10 Mayo 2014

La Semana de Acción Mundial es uno de los puntos álgidos del movimiento por la educación. Creada y liderada por la Campaña Mundial por la Educación, la Semana de Acción Mundial ofrece a todos los que defienden el derecho a la educación la oportunidad de proponer un aspecto específico del programa de la Educación Para Todos y de objetivar el esfuerzo para lograr cambios sobre el terreno, con el apoyo adicional de millones de miembros de la sociedad en todo el mundo unidos por la misma causa.

En 2014, Educación y Discapacidad será el tema de la Semana de Acción Mundial de la CME. Pedimos a los docentes, estudiantes, activistas por la educación y miembros de la sociedad que participen en los actos de la Semana de Acción Mundial en todo el planeta, 4-10 de mayo de 2014.

Si desean información sobre las anteriores Semanas de Acción Mundial la hallarán aquí.

Exigencias de la Campaña

La CME cree que si los gobiernos nacionales se esforzaran por materializar las siguientes 7 estrategias, se produciría un efecto enorme en el derecho de las personas con discapacidad:

  • Crear marcos legislativos apropiados, y desarrollar planes nacionales ambiciosos para la inclusión.
  • Procurar la capacidad, los recursos y el liderazgo necesarios para implementar planes nacionales ambiciosos sobre la inclusión.
  • Mejorar los datos sobre discapacidad y educación, y consolidar y fomentar la acción responsable.
  • Hacer escuelas y aulas accesibles y adecuadas para todos.
  • Garantizar que haya suficientes maestros cualificados para todos.
  • Combatir las actitudes que refuerzan y alimentan la discriminación.
  • Crear un entorno favorable y potenciador que fomente la educación inclusiva, con políticas intersectoriales y estrategias que reduzcan la exclusión.

Estas estrategias deben recibir el respaldo de los donantes bilaterales y de la comunidad internacional a través de la cooperación al desarrollo.

Los donantes bilaterales deben:

  • Cumplir el compromiso hace mucho tiempo contraído de asignar 0.7% del PIB a la ayuda, y de asignar por lo menos 10% de los presupuestos de ayuda a la educación básica, haciendo hincapié en el apoyo a los planees nacionales en los países con ingresos más bajos.
  • Garantizar que la ayuda de apoyo a la educación inclusiva, o los objetivos que reducen la exclusión de los niños y niñas discapacitados, se corresponden con las necesidades y los vacíos existentes para el cumplimiento de los objetivos EPT y MDG.
  • Garantizar que los programas, planes y políticas educativas hacen del apoyo a la educación inclusiva un elemento central de la asistencia al desarrollo y que los profesionales de las agencias de donantes tienen capacidad y los conocimientos necesarios para implementar los planes.
  • Garantizar que la ayuda respalda la aplicación consolidada de los planes nacionales, y que no se pierde en contribuciones, fragmentadas y de poca escala, a los esfuerzos que deberán resolver la educación inclusiva, y que está adherida a los principios acordados internacionalmente sobre la efectividad de la ayuda.
  • Reforzar la capacidad de los gobiernos asociados para que puedan centrarse en la inclusión por medio de la planificación, la implementación, la monitorización y la evaluación.
  • Garantizar que todos los programas educativos apoyan a los alumnos con discapacidad, prestando atención especial a los más marginados o a los que enfrentan varias dificultades, como las niñas o los niños y niñas con grados altos de discapacidad física o para el aprendizaje.
  • Dar apoyo a los gobiernos asociados para conseguir una coordinación adecuada entre ministerios y entre el gobierno, la sociedad civil y otros asociados para el desarrollo, por medio de procesos como los LEGs y otros fórums nacionales de planificación política.

La comunidad internacional debe:

  • Proponer objetivos claros y medibles con respecto a la educación inclusiva y a la discapacidad para la agenda post-2015, consiguiendo que la educación inclusiva esté plena y explícitamente referenciada.
  • Dar prioridad a la compilación de datos fiables sobre educación y discapacidad (con inclusión de los tipos de discapacidad y de las necesidades de apoyo) para optimizar la monitorización y el seguimiento del progreso de los objetivos post-2015.
  • La Asociación Mundial por la Educación (GPE) debe abanderar una educación más inclusiva para niños y niñas con discapacidades. A este fin habría que contar con experiencia y excelencia suficientes en los equipos de apoyo nacionales; la producción de orientaciones que fomentaran la inclusión, orientaciones para mejorar la recopilación de datos; y la incorporación de perspectivas educativas inclusivas en los procesos de valoración.
  • La GPE debe esforzarse por conseguir que los Grupos Educativos Locales (LEGs) tengan un espacio donde acoger a las organizaciones y asociaciones representativas de las personas con discapacidad.